lunes, 15 de diciembre de 2008

Practica el Abrazing

Ahora que se acercan las fiestas de Navidad todos andamos como locos por ver que vamos a regalar a nuestros seres queridos. Una avalancha de publicidad nos arrastra hacia los centros comerciales y tiendas de juguetes para hacer chichina la tarjeta.
Sobre que regalar a los niños se ha escrito mucho. Yo mismo me planteaba el año pasado si era buena idea lo de regalar videojuegos (¿aún se llaman así?) de deportes o por el contrario convendría más ir por el camino de los libros o juguetes tradicionales. Este año sigo igual de dubitativo y no se que haré cuando llegue el día del "vamosacomprarlosreyes".
Lo que si tengo claro es que, a modo de auto-regalo, durante el próximo 2009 voy a practicar un deporte (olímpico, creo) que, últimamente, he notado que no he practicado lo que debiera: dar abrazos. Parece una tontería, pero pensadlo bien, ¿cuantos abrazos das a lo largo del día? ¿y en la última semana?. Practica el Abrazing, seguro que es de esas cosas que son a la vez, un regalo para uno mismo y para el otro. ¡Felices fiestas a todos/as! ¡Ah! y un abrazo, claro.