viernes, 15 de mayo de 2009

Elígeme


Ese es el pensamiento, más bien el deseo, de la mayoría de nuestros/as alumnos/as cuando se ven ante la situación de ser elegidos por otro/a compañero/a para formar un equipo de juego. ¡Ojala me elija Pedro!, ¡que no me elija Sandra por favor!, seguro que me vuelvo a quedar el último... Son algunas de las expresiones que podríamos escuchar en sus cabezas mientras se produce la "selección".
En ocasiones, tampoco parece que lo pasen demasiado bien los que están eligiendo: ¡Yo no quiero elegir!, ¿a quién elijo? ¡jo, que estrés!, ¿para qué voy a elegir si nadie quiere venir conmigo?, si elijo a María primero se enfadará Paula...
La elección siempre es problemática. Si el/la MEF decide quién elige, también puede haber malos rollos y si forma los equipos completamente, puede que sea peor aún. También es cierto que ante la imposibilidad de ponerse de acuerdo entre los/as alumnos/as, éstos opten porque sea el/la maestro/a quien asuma esa responsabilidad y en la mayoría de los casos acepten sus decisiones como la solución menos mala.
Sea como fuere lo más probable es que en estas ocasiones salgan a relucir fobias y filias entre los/as niños/as o discriminaciones por cualquier motivo (apariencia física, sexuales, de aptitud, de actitud, etc). Puede ser un momento propicio para trabajar sobre los valores del deporte y el trabajo en equipo, hemos de hacerles entender que la clase de educación física es algo más que pasarse todo el tiempo corriendo de aquí para allá sin pies ni cabeza.

3 comentarios:

David dijo...

Buena entrada y buen tema. Creo que esto es lo que ayuda al colectivo MEF a reflexionar como hacer mejor nuestro trabajo. Debemos pensar y afirmar que nuestra área es muy importante para las relaciones entre compañer@s, trabajar valores de trabajo en grupo, etc.

Qué es mejor a la hora de realizar grupos de trabajo, equipos, etc?

Los hace el maestr@.
La suerte.
Los hacen los alumn@s.
Los elige un juego.
Los hace el orden de lista.
etc.

Creo que hay que jugar con razonar la forma de realizar los grupos, consensuar con los alumn@s y poner en práctica las variantes como forma de que comprendan que hay que jugar y trabajar tod@s con tod@s.

Un saludo Juan

pepeinef dijo...

Estoy muy en la línea de David. Esta reflexión sobre la práctica diaria, y a poder ser desde la fundamentación teórica, creo que es una de las mejores formas de mejorar. El tema es muy muy interesante.
Desde mi humilde opinión, creo que la mejor opción es que los grupos los haga el alumnado desde los valores que promocionamos. Desde luego la maestra/o interviene en número, sexo...; también puede orientar. El juego puede motivar -ej. los vecinos-. Valernos de instrumentos como sociogramas para valorar las relaciones de la clase e intervenir en función de los resultados.
Un saludo.

elmaestrojuan dijo...

Gracias a los dos por vuestros comentarios. Da gusto leer vuestras reflexiones. Estoy con vosotros en la importancia de compartir experiencias y sensaciones.