jueves, 15 de octubre de 2009

Muertos de hambre

Mañana es el día de la Alimentación, así, con mayúsculas. No es el día de los muertos de hambre, eso queda feo. Me parece bien, no me malienterpretéis pero uno se cansa ya de tanta hipocresía. Esta misma tarde escuchaba a Olivier Longué director de la ONG Acción contra el hambre en el programa La Ventana de la Cadena Ser decir que nunca hasta ahora en la historia de la humanidad se habían producido tantos alimentos y que sin embargo, nunca habían muerto tantas personas por hambre y malnutrición. Decía que el problema no era la producción sino la distribución de los alimentos y ahí entra de lleno el tema de las políticas agroalimentarias: aranceles, cuotas de mercado, proteccionismo, falta de infraestructuras para el almacenamiento, transporte y distribución, etc. Después de escuchar unos minutos apagué la radio y puse el cd; saltó la canción de... un barquito, de cáscara de nuez... de Miliki que llevo en el coche para el nano. Así me sentía en ese momento, como un pequeño barquito en medio de una tormenta en medio del océano, inmenso e indiferente a mi existencia. Ni se me pasa por la cabeza imaginar cómo se ha de sentir un padre de familia en un país de muertos de hambre, viendo como su familia se deshace poco a poco hasta formar parte del mismo polvo ocre que cubre la tierra que pisan. Me gusta pensar que ser socio de ACH, ayuda en algo; quiero pensar que hablar en mis clases de la importancia de una nutrición adecuada, ayuda en algo; deseo pensar con todas mis fuerzas que hacer entender a mis alumnos que no es ético tirar el bocadillo del recreo a la papelera, ayuda en algo; ójala colgar esta invitación a ser cooperante en mi blog ayude en algo.