lunes, 25 de octubre de 2010

Dolor articular a santo de qué


La rodilla izquierda me está tocando la moral. Lleva todo el año haciéndose notar y la cosa va a peor. Es un dolor...como diría... de RE sostenido, grave más que agudo, constante más que puntual, difuso más que concreto, no se si me explico, muy de otoño. Contarlo tampoco ayuda a mitigarlo, al contrario, el muy cabrón parece que se sepa centro de atención y se vuelve aún más impertinente. Hastiado ya del aconsejado reposo médico hoy me ha dado por volver al ejercicio endorfínico, sutilmente y como quien no quiere la cosa, queriendo coger a traición a rótula y ligamentos, me he permitido 15 ridículos minutos de bici estática. Las buenas sensaciones han dejado de serlo a la hora de hacer la cena cuando delante de la vitro en posición de “Arguiñano te vas a enterar” me ha fallado la articulación y la sartén ha hecho un extraño que a punto a estado de convertir la tortilla de patatas en un platito de esos de “noveu coussine”. Y heme aquí quejoso, dolorido y cabreado como una mona por no poder hacer mis largos en la pisicina, coger la bici un rato con mi hijo, salir el domingo a por rebollones al campo, etecé, etecé, etecé. Lo de la crisis de los cuarenta será o no será pero el año pasado con 39 no me dolía, joder.

1 comentario:

Laura dijo...

Ajajajajaja , me ah causado mucha gracia tu Post.
Pasaba a agradecerte los blogs que me dejastes en Armoniamovimiento !
:)
Lindo descubrimiento que hize al visitar tu pagina!
Saludos!!