lunes, 2 de agosto de 2010

Programando en Agosto

Este mes de agosto que ahora empezamos va a ser todo menos tranquilo. En septiembre empiezo mi nueva andadura en el único cole público de Marines donde seré el único maestro de educación física. Vaya cambio. Los dos años con mi compañero y amigo Jose Luís Clavel en Náquera han sido muy enriquecedores personal y profesionalmente hablando y ahora volveré a las andadas de llanero solitario en un cole de una línea en un pueblo pequeño. No lo considero una escuela rural pero ahí le anda, , me costará acostubrarme. Decía que agosto no será tranquilo porque este cambio me va a exigir un trabajo extra para adaptar las programaciones didácticas no solamente al nuevo centro y alumnado, también a las nuevas orientaciones sobre el desarrollo de las competencias.
Así que estos días ya he ido desempolvando libros, abriendo cajas y buscando archivos en el pc que me sirvan de asidero cuando me encuentre con el horror vacui del folio en blanco.

Espero construir una programación coherente con la realidad del centro por lo que el The End deberá esperar al menos hasta mediados de septiembre cuando una vez allí lo conozca mejor. También espero que sea una programación flexible a los cambios, que seguro vendrán, pero con una solida estructura que refleje mi visión personal sobre el área y que se convierta en el referente de las programaciones de los próximos años, ya que probablemente será mi destino definitivo por largo tiempo. Ardua tarea me espera, pero entre las luchas acuáticas con mi hijo, las ensaladas de verano, el aire acondicionado y algún mojito que otro (lo siento por la cerveza de Praga pero no me ha conquistado) seguro que lo llevaré bien, ahora sólo faltan unas cuantas buenas ideas...

La idea que no trata de convertirse en palabra es una mala idea, y la palabra que no trata de convertirse en acción es una mala palabra. (G.K Chesterton)

2 comentarios:

David Argente dijo...

Ánimo. Somos unos cuantos que empezmos en cole nuevo y queremos ir preparados. Yo estoy igual que tu, intentando entre horas de siestas infantiles realizar una programación coherente. Cómo he dicho antes, ánimo.

David

Salva Iranzo dijo...

Yo también estaré en un cole pequeño este año y en agosto no creo que mi cabeza deje de funcionar.

Un saludo,

salva